8 personas que te sacan de quicio en el cine

El crítico: Aparentemente esta persona tiene un doctorado en cinematografía, cada escena es digna de una de sus críticas, y no duda en externarlas usando un tono de voz excesivamente alto. Que si la iluminación es muy exagerada, que si hace tantos minutos no ha habido un corte, que si la versión japonesa de los juegos del hambre es mucho mejor, que si es la mejor actuación de Joseph Gordon Levitt desde 500 days of summer…


El que dice “Ya la vi” cada vez que sale el león de los estudios MGM
: En su mayoría son papás que quieren hacer reír a sus hijos, así que no nos queda de otra más que aceptar su humor de padre de familia y seguir disfrutando de la función.

El texteador:  A ver, si estás sentado en las primeras filas de la sala,  es altamente probable que más de la mitad de los asistentes podrán ser fácilmente distraídos por la sumamente luminosa pantalla de tu gadget, al cual ni siquiera tuviste la delicadeza de ajustar la opacidad. Qué pena si eres uno de ellos.

El que contesta el teléfono:  Parece una broma, pero es real. Este individuo hace uso de su teléfono móvil como si estuviera sentado en un reposet él solo en su hogar.

El que tiene ocupados los dos descansa brazos: Lo has estado observando, está a un lado tuyo y notas que tiene ambos descansabrazos ocupados, sabes que es una regla no establecida el que debería de sólo ocupar  uno.  ¿Cómo se atreve?

El que no deja de toser. Es una situación lamentable y en verdad esperamos que se mejore, pero , si sabe que está enfermo, ¿para que asiste a este sagrado recinto? ¿qué no sabe que nos puede contagiar a todos?

El preguntón: “¿Pero, cómo, entonces ella es la hija de Bruce Willis?” “O sea, entonces él era el simio que James Franco tenía de mascota en la primera película?”. Si esta persona invirtiera la mitad del esfuerzo que pone en preguntar a su compañero en poner atención a la bendita película, tal vez pudiera entender lo que está sucediendo y finalmente, ¡dejar de preguntar!

El indeciso en la fila de la comida: Ok, técnicamente no nos lo topamos dentro de la sala de cine, pero afectará nuestra experiencia cinematográfica gravemente. Si nos toca uno de ellos antes en la fila, seremos testigos de cómo no sabe si quiere palomitas de caramelo o con mantequilla, nachos enchilados o regulares, refresco de cola o de manzana. El hará que te pierdas los primeros cinco minutos cruciales de la película y tú no sabrás si odiarlo internamente, ayudarlo con sus decisiones o hacerle ver que su dieta está evidentemente pasada de carbohidratos.

Podríamos incluir en esta lista al que lleva a  niños pequeños a la sala de cine, pero no lo hicimos porque resulta que próximamente Cinépolis abrirá dentro de Nuevo Sur su primera sala JR.  Ésta  incluirá un tobogán que va desde lo alto de la sala hasta un poco antes de que empiece la pantalla, camastros, alberca de pelotas y más elementos divertidos para que las familias puedan llevar a  sus pequeños  a divertirse antes de  la función. En esta sala los pequeños son los protagonistas y no representan una molestia, por el contrario  entre más se diviertan será mayor la satisfacción de los adultos presentes.

 

Comparte este articulo:
Artículos recientes
  • ¿Trabajas en casa? Claves para un home office pro ...

    Leer más
  • Consejos para elegir el mejor color para tu depart ...

    Leer más
  • Decora tu departamento según el año nuevo chino ...

    Leer más
  • Murales en Monterrey que debes conocer ...

    Leer más