Cómo educar a tus hijos sin gritar

Gritarle a un niño altera su sistema nervioso. Conoce medidas para evitarlo

Uno de los recursos más utilizados a la hora de educar a los hijos es el grito, puede ser como reflejo de autoridad o simplemente porque la desesperación “nos gana”, pero esta técnica no se recomienda para nada. ¿Por qué? A continuación te explicamos todos los detalles de cómo educar a tus hijos sin gritar.

Según expertos, se ha demostrado que gritarle a un niño pequeño perjudica y altera su sistema nervioso, con el tiempo, esto produce afectaciones importantes en su desarrollo, personalidad y aprendizaje.

La escuela Simmons de Trabajo Social de Boston en Estados Unidos, llevó a cabo un estudio en el cual demostró que no se necesita pegarle a un niño, sólo basta con gritarle para dejar una huella de por vida en su personalidad.

Otros efectos negativos que repercuten en el crecimiento del menor:

  • Se dice que los gritos pueden desencadenar problemas para la salud mental del niño, tales como la depresión, la adicción a sustancias y al alcohol.
  • Los pequeños se acostumbran a obedecer sólo cuando sus padres les gritan.
  • Crea estrés no sólo en los menores sino también en los papás.
  • Podría considerarse como maltrato infantil.

Maneras de evitarlo:

1. Aprende a mantener la calma

Según el libro de MÍ-MA-ME Crecer en familia, de Mónica Castro e Isabelle Beaudry, los niños se contagian muy fácilmente de las emociones de sus padres, esto significa que cuando ellos perciben tu enojo o inquietud, es muy fácil transmitirles esa sensación y que su estrés se acumule con el tiempo.

Si te es muy difícil contener tu enojo, recuerda que los gritos nunca son la mejor opción, tal vez estos tips te puedan ayudar a saber cómo educar a tus hijos sin gritar:  

  • Establece un parámetro para medir tu nivel de estrés: 0 es relajado, 10 es tu estado máximo de estrés, cuando te encuentres en un nivel muy alto, realiza algún ejercicio de relajación o una actividad que te guste y te ayude a tranquilizarte.
  • Un ejercicio que puedes hacer que elijas cualquier objeto a tu alcance y concentres tu mirada en él, por ejemplo, una planta, cada vez que la veas, respira profundamente tres o cuatro veces seguidas, así notarás cómo se relajan tus músculos.
  • Selecciona 5 momentos de tu día y haz algo que te relaje, puedes escuchar música, hablar con alguien, caminar un momento o jugar con tu mascota. Haz esto a diario y verás cómo tu autocontrol crecerá.

2. Convive más con tus hijos


Entablar una buena relación con ellos, te convertirá en un padre más paciente.
Dedica tiempo para conocer lo que les gusta y lo que no, puedes hornear galletas
con ellos, tener una noche de películas todos los viernes, ir por su nieve favorita los miércoles o simplemente jugar un juego de mesa juntos.

3. Escúchalos antes de hablar

Antes de contestar, aprende a escucharlos y a dialogar con ellos, sin importar su edad, los hijos siempre quieren ser entendidos. Pregúntales qué les molesta, esto te ayudará a comprender la situación, ponerte en sus zapatos y encontrar una solución para todos.

4. Motívalos ante todo

Para grandes y chicos es muy importante sentirse motivados. Si hacen algo bien, recompénsalos con palabras de motivación, cariño y felicitaciones, su relación emocional se fortalecerá y se creará una costumbre que será más difícil de romper.

5. Establece las reglas 

Si bien, muchas veces pensamos que gritar es una forma de mostrar autoridad y educar a nuestros hijos, ya hemos visto que los resultados no son buenos, por esta razón es mejor imponer el mando de una manera sana y llevadera.

Te recomendamos colocar una lista con las reglas generales de la casa, puedes colocarla en un lugar visible para todos, como el refrigerador. Coloca reglas como:

– Lavar mis platos después de comer
– Mantener recogida mi recámara
Jugar con la mascota
– No tomar cosas ajenas sin permiso
– No llegar después de medianoche

 

Este tipo de reglas te ayudará a enseñar buenos aprendizajes a tus hijos desde el hogar y si le agregas alguna pequeña recompensa al integrante de la familia que haya cumplido con todas las reglas a lo largo de la semana, prémialo con alguna comida que le guste o dale la opción de elegir su película favorita en el cine.

En resumen, aprender a tranquilizarte, escuchar a tus hijos, motivarlos, convivir más con ellos y establecer reglas, hará que el ambiente familiar sea una bonita vivencia y no algo estresante por lo que tengan que pasar, aprenderás poco a poco a cómo educar a tus hijos sin gritar para que la relación de padres-hijos se convierta más sana y su desarrollo no se vea afectado por lo que suceda en casa.

¿Te sirvió este artículo? ¡Coméntanos tu opinión!

 

 

Comparte este articulo:
Artículos recientes
  • ¿Trabajas en casa? Claves para un home office pro ...

    Leer más
  • Consejos para elegir el mejor color para tu depart ...

    Leer más
  • Decora tu departamento según el año nuevo chino ...

    Leer más
  • Murales en Monterrey que debes conocer ...

    Leer más