¿Gastar o no gastar? Esa es la cuestión

Día de quincena. ¡Qué felicidad! Después de 15 largos días llega ese glorioso momento en que llegamos al cajero y descubrimos que ya nos depositaron. Ahora sí después de un fin en casa viendo películas podremos salir y divertirnos, cenar y pasarla bien. ¿Pero qué pasa? En 5 días volvemos al cajero y descubrimos que esa cantidad que hace menos de una semana iluminó nuestras pupilas ha desaparecido. ¿Cómo puede ser posible que se haya ido tan pronto?

Muchas veces gastamos el dinero en cosas pequeñas, que no le damos importancia pero que acumulándose se convierten en la mitad del salario gastado en… ¿en qué me lo gasté? Ni idea.

El ahorro no es algo que te enseñan en la escuela y no siempre se fomenta en casa, entonces ¿cómo hacer para que el dinero rinda en lo que tiene que rendir y no irse en antojos esporádicos?

Hay muchas formas de ahorrar (una de ellas no gastar) pero siendo realistas, el gasto a veces se convierte en inevitable. ¡No podemos ir por la vida con la cartera a dieta! Pero sí hay ciertas cosas que podemos hacer para darnos cuenta en lo que gastamos, lo que sí vale y no la pena gastar:

1.  Anota tus gastos durante un mes.

Primero tienes que saber en lo que gastas para poder hacerte una idea de en qué puedes recortar y en lo qué si es necesario seguir invirtiendo dinero. Si ves que gastas un cuarto de tu salario en cenas… bueno, está de más la explicación.

2.  Págate a ti primero

Ahora, esto no significa comprar todo lo que quieras, sino hacerte un objetivo y “pagarte” mes con mes o quincena por quincena una cantidad considerable hasta alcanzar tu meta.

3.  Conviértete en tu propio prestamista

Si tienes alguna deuda, termina de pagarla, pero quédate con el hábito de seguir depositando esa misma cantidad pero a ti mismo, así cuando necesites pagar algo o comprar algo que te llame la atención pero está fuera del presupuesto, puedes sacar el dinero de ahí.

4.  Ponte una meta

A ver, ¿realmente necesitas ese perchero? ¿Seguro? Bueno, ¡entonces a conseguirlo! En tu refrigerador, en una tabla de corcho, en donde quieras pon fotos de ese perchero para recordarte que lo quieres, así cuando te salga un gasto innecesario, sabrás qué hacer.

5.  Llena un frasco con monedas sueltas

Puede ser sorprendente la cantidad de dinero que juntes con todas las monedas que te quedaron al final del día. No te vas a dar cuenta y para en un año podrás contar con una cantidad interesante de dinero, ahora sí… ¿qué vas a hacer con eso?

6.  Ahorra los sobrante

“¡Llegué al final de la quincena con dinero de sobra! ¿En qué me lo gasto?” ¡ERROR! Si te sobró dinero de la quincena, guárdalo en una cuenta de ahorros, es un dinero que no dispusiste de él, ¡guárdalo!

Como estas hay mil y una opciones de hacer que el dinero deje de ser una razón más para arrancarnos el cabello y hacer que el presupuesto sea nuestro amigo, nuestro socio y nuestro aliado en el día a día.

 

Comparte este articulo:
Artículos recientes
  • ¿Trabajas en casa? Claves para un home office pro ...

    Leer más
  • Consejos para elegir el mejor color para tu depart ...

    Leer más
  • Decora tu departamento según el año nuevo chino ...

    Leer más
  • Murales en Monterrey que debes conocer ...

    Leer más